LISA PASOLD / Déjennos hacer a un lado / Let us step around this time


DÉJENNOS HACER A UN LADO

Lisa Pasold


toma mis brazos, podríamos bailar

¿sabes bailar tango? o quizá algún tipo de

bugui-bugui, ¿hay música ahí? podemos escuchar.

esta es una historia de la que no hay testigos. yo no había nacido, ni siquiera

habían pensado en tenerme. me contó de esta guerra mi hermano mayor, luego murió.

en esta historia el siglo es todavía joven

mi hermano es alto y nadie espera aún que él

vaya a enfermar y toser a lo largo de mi niñez, nadie espera

vamos a desaparecer.

cuando yo aún no había nacido, esta historia: acerca de uniformes, de la tela que necesita

un ejército de nuevos reclutas.

se les entregaron fatigas recién confeccionadas. que se marchen

limpiamente. alguna bendición, algunas camisas limpias.

se necesita mucha tela en tiempos de guerra.

la guerra es algo bueno para los negocios cuando te dedicas a los textiles.

después de un tiempo vino la escasez.

ése es el verdadero comienzo de muchas historias de guerra.

empezaron a mandarnos uniforme viejos. es decir, uniformes que quitaban a los muertos.

o como sea que se le llame a un hombre cuando muere. sus cuerpos no valen

lo que vale la ropa del próximo soldado.

¿sabes cómo murieron en la guerra, no? la palabra más corta para decirlo

es lodo. se convirtieron en lodo.

camiones cargados con montones de uniformes vacíos llegaron a nuestra fábrica.

el trabajo de mi hermano era desprender los botones, medallas, todo tipo de broches,

cremalleras, cualquier cosa que no fuera de tela,

y después poner en remojo lo que quedaba.

la fábrica se llenó de grandes barricas en las que se deshacían las fibras

para convertirlas luego en prendas nuevas para los tiernos corderos.

mi hermano sólo se pregunto justo al final

si esos uniformes que llegaban

―incansablemente, infinitamente, sus manos repasando la tela, los botones―

provenían de los muertos.

se lavaba las manos. sólo tenía trece años y poseía botones de todo el mundo, estaba

orgulloso de su colección metálica. incluía colores de todos los países.

¿entiendes lo que quiero decir? los muertos venían de todas partes.

(Versión de Hada Rosabel Salazar Burgos)

LET US STEP AROUND THIS TIME

Lisa Pasold

take my arms, we might dance
do you know how to tango? or maybe some kind
of boogie-woogie, is there music there? can we listen.
this is a story for which there is no witness, for I wasn’t born or even
thought of. I was only told about this war
by my elder brother and then he died. in this story, the century is still new,
my brother is tall and no one expects him yet
to sicken and cough through my childhood, no one expects
we will disappear.
when I am not yet born, this story: uniforms, you see. the cloth needed by an
army
of new recruits. they were given freshly-made fatigues. let them go
cleanly. some blessing, some clean shirt. there’s a lot of cloth needed
in wartime. a war is good for business
when you’re in textiles.
after a while the shortages set in. this is the real beginning of most war stories.
they began sending us old uniforms. I mean, taken from the dead.
any denomination of man, when dead, his body’s not worth the next soldier’s
cloth.
you know how they died in that war, don’t you? the shortest english word
is mud. what they turned into.
trucks piled with empty uniforms arrived at our factory.
my brother’s job, it was to cut off the buttons, medals, any
clasps or zippers, anything that wasn’t cloth then take what remained, fabric,
to soak. vats full in the factory, break down the fibres,
reweave it into new cloth for fresh lambs. my brother only wondering right at the
end
whether these uniforms were coming through
repeatedly, unending, his hands going over the cloth, the buttons, the dead men.
he would wash his hands. he was only thirteen and he had buttons
from all over the world, he was proud of his metal collection. it included
colours from every country. you understand what I mean. the dead
came from everywhere.

Tomado del libro 100 poets against war (http://www.nthposition.com/100poets.php) publicado en línea.

  1. Lovely photo, and a very moving poem. The idea of seeking some kind of wild abandon in order to escape the horrors of war seems to be a universal theme. Thank you for sharing.

  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: